martes, 2 de julio de 2013

Yinn

«Mi nombre es Akil y soy un yinn, un espíritu del otro lado del tiempo, una criatura de la eternidad. Soy muy poderoso, soy inmortal... y estoy aquí para serviros, mi señor».

Se trata de la nueva trilogía de mis adorados Ana Alonso y Javier Pelegrín. Esta vez, el marco histórico se sitúa en la Península Ibérica del siglo XII, donde las tradiciones cristiana, musulmana y judía se entremezclan. Y de nuevo, los autores se han decantado por la dinámica de varios protagonistas. Éstos son Diego, un noble leonés que ha perdido sus tierras; Sahar, la hija de un célebre médico de Isibiliya (también conocida como Sevilla); Yehudá, un joven judío cabalista de Toledo; y Olaya, la heredera de un conde de Galicia. Pero, por supuesto, hay un personaje que destaca por encima de los demás: Akil, un ser mágico de la mitología musulmana que vuelve al mundo de los hombres en el año 1120 para servir a Diego, que ha perdido sus tierras a manos de su padrastro y está dispuesto a todo por recuperarlas.

Por medio de numerosas aventuras, los caminos de los protagonistas se entrelazan, hasta crear unos lazos impropios de la época entre tres personas de diferentes religiones (Diego, Sahar y Yehudá) y entre Akil, un ser mágico que, poco a poco, se irá volviendo más humano. Y bueno, Olaya es un misterio que no pienso resolveros.


Y otra vez, de nuevo, Ana Alonso y Javier Pelegrín crean una historia para nada previsible, algo que sólo ellos son capaces de crear. Y aunque no tenga comparación con La Llave del Tiempo (al menos desde mi punto de vista), sé que sólo ellos pueden hacerme disfrutar tanto de una historia.

Y por eso les admiro tanto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.