lunes, 4 de febrero de 2013

Tokio Blues (Norwegian Wood)

Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha casualmente mientras aterriza en un aeropuerto europeo una vieja canción de los Beatles, y la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Toru recuerda, con una mezcla de melancolía y de desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor -y único- amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste les distancia durante un año hasta que se reencuentran en la universidad. Inician allí una relación íntima; sin embargo, la frágil salud mental de Naoko se resiente y la internan en un centro de reposo. Al poco, Toru se enamora de Midori, una joven activa y resuelta. Indeciso, sumido en dudas y temores, experimenta el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo parece cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. La situación, para él, para los tres, se ha vuelto insostenible; ninguno parece capaz de alcanzar el delicado equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo.



2 comentarios:

  1. Hola Alerta, interesante reseña, además soy un enamorado de la cultura Japonesa.

    Sigo visitandote y leyendote ;)

    Te dejo un premio literario en mi blog, se llama los 7 pecados capitales de la lectura, es original y me encantaría aceptaras y así conocerte algo mejor :)

    http://undiarioperdidoenelviento.blogspot.com.es/2013/02/los-siete-pecados-capitales-y-otros.html

    Un beso!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo de la reseña, pero no es mérito mío. He copiado la sinopsis, pero me ha cautivado tanto este libro que he pensado que si añadía algo, lo estropearía. Te lo recomiendo, sobre todo si te apasiona la cultura japonesa (a mí también, por cierto). Éste es el primer libro de Murakami que leo, pero me ha atrapado entre sus redes.

      Y sobre el premio literario, muchísimas gracias por pensar en mí, intentaré realizarlo lo antes posible.

      Un beso :)

      Eliminar

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.